ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Fertilidad masculina

 

Aunque en forma menos drástica que en las mujeres, el reloj biológico de los hombres acusa recibo del paso del tiempo en cuestiones de fertilidad. Así lo confirma un nuevo artículo publicado por la revista Human Reproduction: en varones sanos, el volumen del esperma y la motilidad de los espermatozoides declina con cada década de la vida.

El trabajo, realizado por expertos de la Universidad de California, Estados Unidos, se centró en 97 hombres sanos y no fumadores, de entre 22 y 80 años. Confirmó una reducción en el volumen de semen de 0,03 ml por año, y del 4,7% de la motilidad total, dos parámetros (principalmente el segundo) habitualmente relacionados con la fertilidad.

"En términos generales, en un hombre de 50 años, estimamos un 80% de probabilidades de motilidad anormal, un 35% de probabilidades de bajo volumen de semen y 15% de probabilidades de baja cuenta espermática -explicó la doctora Brenda Eskenazi, de la mencionada universidad-. Estos índices llegarían al 100, 80 y 50% a los 80 años."

Para el doctor Gastón Rey Valzacchi, presidente de la Sociedad Argentina de Andrología y jefe de la sección Andrología del Hospital Italiano, "el artículo es interesante en tanto se diferencia de otros que estudian una problemática similar, porque utiliza una población de hombres sanos homogénea, lo que permite analizar qué pasa cuando el único parámetro que cambia es la edad".

Pero además, la investigación apunta a otras cuestiones: "En los Estados Unidos, los índices de paternidad entre los 35 y los 54 años se incrementaron un 25% desde 1980. Esos hombres deben saber que la edad reduce sus posibilidades de concebir", apuntan los médicos norteamericanos.

"Aquí también observamos que el hombre posterga su paternidad -dijo la doctora Ester Polak, directora del CER Instituto Médico y presidente de la Sociedad Argentina de Esterilidad y Fertilidad-. Y en Europa el tema preocupa, porque tienen una población envejecida."

En cuanto al trabajo en hombres sanos realizado por la Universidad de California, el doctor Rey Valzacchi dijo a LA NACION que "la investigación demuestra que con los años va existiendo una caída en todos los valores espermáticos. Sin embargo, lo importante es que esta caída es lenta y progresiva, de manera tal que la fertilidad en el hombre se puede mantener como hasta los 90 años. Esta sigue siendo una diferencia con la mujer, ya que todas dejan de fabricar ovocitos (óvulos) luego de la menopausia".

El cromosoma Y

Científicos norteamericanos han descubierto que el cromosoma Y, presente sólo en los varones, tiene una brillante estratagema para reparar sus genes más cruciales, una estrategia con la que al parecer evita desaparecer con el paso del tiempo pero que cuando funciona mal puede causar infertilidad. Algunos científicos han sugerido que podría desaparecer dentro de millones de años porque no puede eliminar los defectos genéticos en la forma habitual y los genes defectuosos tienden a desaparecer con el correr del tiempo. Pero hay razones para ser optimista sobre el futuro del cromosoma, y una nueva investigación ha contribuido a reforzar las esperanzas.

"Los cromosomas Y disponen de un gran truco", dijo el doctor David Page, investigador del Instituto Médico Howard Hughes, en Cambridge, Massachusetts, y autor principal del primer análisis detallado del cromosoma Y, que se publica hoy en la revista Nature. La estratagema reparadora de los genes había sido comprobada ocasionalmente en el ADN humano, pero lo sorprendente es que el cromosoma Y ha mejorado ese procedimiento en forma rutinaria, indicó Page.

"La investigación de Page marca "un jalón en la historia de la determinación del sexo", afirmó el doctor Francis Collins, director del Instituto Nacional para la Investigación del Genoma Humano. Los científicos dijeron que los trabajos siguientes podrían esclarecer las diferencias biológicas básicas entre los sexos, e incluso la existente en la susceptibilidad a ciertas enfermedades.

El cromosoma Y es único, por lo tanto no puede intercambiar cantidades considerables de ADN con su compañero, el cromosoma X, lo que le impide desprenderse de esa forma de los genes dañados, como hace el resto de los cromosomas X.

El nuevo estudio aporta pruebas de que el cromosoma Y usa extensamente un proceso llamado conversión del gen. El cromosoma tiene copias de reserva de sus genes más importantes y puede usar una copia para enmendar un defecto en la otra. Page dijo que la técnica para componer los genes conlleva un precio. Cuando el cromosoma comete un error en el procedimiento, puede eliminar secciones del ADN. Dichas eliminaciones, que ocurren en uno de cada 2000 muchachos, son una de las causas de la infertilidad masculina.

Malcolm Ritter

Las cifras internacionales indican que el 15% de las parejas tiene dificultades para concebir. Entre las causas de infertilidad, el 25% se atribuye a un factor masculino.

Si bien no existe un único parámetro que se correlacione exactamente con la fertilidad, "se sabe que a mejor calidad del semen, mayores son las posibilidades de fertilidad -agregó el andrólogo-. Uno de los parámetros más claros es la cantidad de espermatozoides móviles del semen, ya que esto tiene que ver con las posibilidades de que algún espermatozoide pueda ascender por el aparato genital femenino para encontrarse con el óvulo. Este parámetro (espermatozoides móviles totales) disminuye aproximadamente un 5% por año."

Con respecto a las causas, los investigadores observan que los factores ambientales inciden cada vez con mayor énfasis sobre los varones. Otro trabajo que publica también en su último número la revista Human Reproduction concluye que "la exposición al plomo daña la función espermática y puede ser causante de la conocida como esterilidad masculina sin causa aparente".

Sin embargo, no sólo las personas que trabajan con plomo (empleados metalúrgicos, obreros de fábricas de pintura, herreros, joyeros, mineros, plomeros, etc.) pueden estar expuestos a una reducción de su fertilidad.

"Los factores ambientales se estudiaron mucho, y cada vez se observan con mayor énfasis entre las causas de infertilidad masculina -dijo la doctora Polak-. El plástico que se emplea para envolver alimentos y los pesticidas, por ejemplo, están considerados entre los elementos que pueden alterar la fertilidad."

Soluciones médicas

"Lo primero que se debe hacer es determinar si la causa es potencialmente tratable. Luego, existen tratamientos medicamentosos, como antibióticos cuando hay infecciones, y estimulaciones hormonales. Además, tratamientos quirúrgicos como la corrección de obstrucciones que no permiten la salida de los espermatozoides, o del varicocele -explicó el andrólogo-. Cuando no se consigue la mejoría espermática o cuando no se encuentre una causa específica o cuando se encuentra una causa que no es tratable con medicamentos o cirugías, se debe recurrir a las técnicas de reproducción asistida. Una de las más exitosas es el ICSI, que consiste en la inyección de un espermatozoide en el óvulo de la pareja."

Por Valeria Shapira
De la Redacción de LA NACION

 

Arriba Contenidos

[ Fertilidad masculina ] Fertilidad femenina ] Desarrollo embrionario ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.