ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Epilepsia

 

Presente en la historia de la humanidad desde el Antiguo Testamento, sólo en 1875 se demostró que era una enfermedad causada por un trastorno eléctrico cerebral y no alguna suerte de ira o castigo de los dioses, o una manifestación de brujería, de demonios o malos espíritus, como todavía se considera en el Africa o la India, cuando no a veces entre sectores poco o mal informados de Occidente. Es que, pese a los prejuicios aún vigentes, la mayoría de los epilépticos puede llevar una vida prácticamente normal.

Preguntas frecuentes

-¿Qué es y por qué se produce la epilepsia?

-Es una condición médica originada en el cerebro que se caracteriza por producir crisis reiteradas en el tiempo, causadas por una alteración intrínseca de la función neuronal.

-¿Qué son las crisis y cómo se manifiestan?

-Las crisis son el resultado de una alteración cerebral transitoria debido a una descarga eléctrica anormal. Pueden manifestarse o no con pérdida del conocimiento, convulsiones, caída y sacudida de los músculos (crisis tónico clónica) o con alteración de la conciencia, movimientos involuntarios y amnesia posterior. En algunos casos pueden comenzar con la sensación de que se ve, se oye o se huele algo especial(aura). El diagnóstico es clínico, pero se apoya en el electroencefalograma y otros indicadores biológicos.

-¿Debe tratarse la primera crisis?

-Hay una controversia. Algunos creen que un episodio aislado no debe tratarse nunca. Otros creen que sí, dado que el riesgo de recurrencia es del 36% en el primer año y del 48% en los tres años siguientes.

-¿Cómo actuar ante una crisis?

-Mantenerse calmo y calmar a los demás; poner algo blando debajo de la cabeza de la persona y evitar que se golpee con objetos cercanos; aflojar su corbata, camisa y otro elemento alrededor del cuello; buscar identificación médica; darlo vuelta suavemente de costado para que la saliva fluya; no poner nada en su boca ni tomar su lengua porque no hay peligro de que se la trague; explicar al resto que es epilepsia, ni drogas ni alcohol; ofrecerle ayuda cuando vuelva en sí.

-¿Qué no pueden hacer los epilépticos?

-Ser pilotos de avión, choferes de taxi, micros, autos, subtes, trenes, ambulancias; trabajar con armas de fuego (por ejemplo, en la policía); realizar tareas en alturas o nadar sin la presencia de una compañía.

"El 64% de los pacientes controla bien sus crisis, en la mayoría de los casos con una sola droga, y están habilitados para conducir automóviles en la ciudad de Buenos Aires, siempre y cuando el neurólogo que los trata firme un certificado. Pero en ningún caso, tengan o no crisis controladas, pueden ejercer el oficio de conductor", explica el doctor Alfredo E. Thomson, jefe de la Sección de Epilepsia del Centro Neurológico del Hospital Francés.

Thomson agrega, por otra parte, que según la Liga Internacional de Lucha Contra la Epilepsia los epilépticos al volante no tienen más accidentes que la población general.

La doctora Silvia Kochen, directora del Centro de Epilepsia que funciona en la División Neurología del hospital Ramos Mejía, a cargo del profesor Roberto Sica, comenta que obtener el registro es problemático para los epilépticos en todo el mundo.

"Hay legislación internacional al respecto -comenta Kochen, que es profesora adjunta de la Cátedra de Neurología de la Facultad de Medicina de la UBA-. Si un paciente tiene más de dos años libres de crisis y se inicia el plan de alta puede tener su licencia sin problemas. Y esto ocurre a menudo, ya que el alta es posible en el 80% de los casos. Acá, entre nosotros, los controles y revisiones no son suficientes al obtener el carnet de conductor."

Según el doctor Thomson, "por el relato que hacen los medios, el remisero podría haber sufrido una crisis no convulsiva, también llamada parcial compleja, que es la que ocurre en el 50% de los epilépticos mayores de 10 años. El problema es que las chicas, seguramente por desconocimiento, se asustaron y reaccionaron poniendo en riesgo su propia vida".

El neurólogo del Hospital Francés asegura que la trágica suerte de las jóvenes se debe en parte a la desinformación que pesa sobre la enfermedad. "Si no se sabe algo sobre epilepsia, es probable que si alguien ve a una persona que de pronto se desconecta, fija la vista en un punto, se mueve rítmicamente, se toca una parte del cuerpo en forma automática o toca a los otros, no escucha ni habla se asuste y quiera llevarlo a la comisaría o a un psiquiátrico."

Kochen y Thomson coinciden en que el motivo que más frecuentemente explica que un epiléptico tratado tenga una crisis es no tomar apropiadamente la medicación.

"La gente necesita los fármacos en forma continua, no puede suspenderlos -explica la doctora Kochen, investigadora del Conicet-. En el hospital aumenta la cantidad de personas que perdieron la cobertura social y hay una sobredemanda del efector público: también hay pacientes que trabajan pero no siempre la seguridad social se hace cargo."

La neuróloga, directora del Laboratorio de Epilepsia que funciona en el Instituto de Biología Molecular y Neurociencias Doctor De Robertis, de la Facultad de Medicina de la UBA, afirma que en el centro a su cargo se entrega gratuitamente la medicación, inclusive uno de los fármacos de nueva generación, que cuestan el doble y se utilizan en los pacientes refractarios a la medicación clásica, cerca del 35%.

"La recomendación en esos casos -agrega Silvia Kochen- es que el medicamento sea indicado por un especialista en epilepsia para hacer un correcto seguimiento." Thomson señala que "a raíz de la situación actual, que obliga a muchos pacientes a comprar los llamados genéricos, más económicos que los originales, hemos visto un aumento de las crisis epilépticas en el último año. Además, obras sociales y prepagas cubren únicamente el 40% del precio, cuando antes se hacían cargo de un porcentaje mayor". Thomson es de los que defienden enfáticamente la potestad del epileptólogo para indicar un fármaco determinado y que no se admitan cambios, "porque los similares no tienen la misma acción terapéutica."

Respecto de quienes no responden a la medicación -ni a la clásica ni a la nueva-, el neurólogo del Hospital Francés afirma que la cirugía es una opción útil, pero que está subutilizada. "En parte por dificultades para realizar el diagnóstico previo, que consiste en una videoelectroencefalografía -explica-, y también debido a la falta de conocimiento del público y de los médicos. Sin embargo, hay que tenerla bien en cuenta, ya que permite en un 70 a 80% de los casos la curación de la epilepsia."

Por Gabriela Navarra LA NACION

 

Arriba Contenidos

Alzheimer ] Autismo ] Compulsiones ] Depresión ] [ Epilepsia ] Fatiga crónica ] Hipocondria ] Migraña ] Psoriasis ] Riesgo psíquico ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.