ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Autismo

 

Un reciente estudio francés que analizó la evolución del autismo infantil revela que las diferencias individuales y el medio ambiente de crecimiento son los dos factores fundamentales para el mejoramiento de este trastorno que entre el 40 y el 60% de los casos empeora en la edad adulta.

Según este trabajo científico, la mitad de los chicos autistas puede lograr en su vida adulta un importante grado de autonomía (de completa a parcial) que les permita estudiar, trabajar y vivir solos.

Esto es lo que afirma el mayor seguimiento de personas autistas realizado hasta el momento, que evaluó a 263 chicos de tres a cinco años, de 51 centros, escuelas y hogares de Francia, Luxemburgo, Bélgica y Suiza. Su objetivo fue conocer el perfil evolutivo de este síndrome que afecta la capacidad de relacionarse socialmente, desarrollar una inteligencia normal y los hace comportarse de manera compulsiva y ritual.

Durante tres años, equipos médicos europeos integrados por especialistas clínicos, psiquiatras y maestros estudiaron la evolución de la enfermedad en niños para conocer cuáles son los elementos que influyen en su desarrollo.

El doctor Charles Aussilloux, psiquiatra especializado en niñez y adolescencia de la Universidad de Montpellier, Francia, coordinó este estudio cuyos resultados se presentaron en la Argentina durante el Primer Congreso Internacional "El estado de la investigación sobre la discapacidad intelectual", organizado por la Asociación Internacional para el Estudio Científico de la Discapacidad Intelectual y la Universidad del Salvador.

"Sabemos que algunos chicos autistas se vuelven minusválidos, con muchas dificultades, pero otros, en cambio, logran valerse por sí mismos y con una adecuada integración social, trabajan y estudian", aseguró Aussilloux a LA NACION.

El punto de partida del estudio fueron interrogantes aún sin respuesta: ¿por qué algunos chicos logran una buena integración social y otros no?, ¿influyen los factores individuales?, o ¿la educación y los cuidados especiales mejoran su evolución? "Aún no lo sabemos -respondió Aussilloux a todos-. Sólo sabemos que existen pequeños factores individuales y diferencias en la forma de educarlos según las necesidades especiales."

Utilizando los mismos parámetros, cada equipo médico y educativo observó año tras año las actividades de los chicos, tomó notas y analizó la conducta y los cambios que se producían. No se aplicaron técnicas especiales de tratamiento y se respetaron los hábitos y las actividades infantiles cotidianas.

En las conclusiones, los investigadores afirman que "la mayoría de los chicos autistas no quiere que se los aísle del resto de la sociedad porque no pueden hacer lo que hacen los chicos normales". Y, según el coordinador del estudio, "tampoco es lo mejor para ellos".

Los chicos que llevaron una vida normal dentro del entorno familiar mejoraron su lenguaje, el nivel cognitivo y las conductas de adaptación social. Además, los padres se involucraron mucho más en la evolución de sus hijos y los signos de la enfermedad disminuyeron.

Para los profesionales especializados en autismo, su tratamiento tiene un antes y un después de 1980. "La evolución de la enfermedad mejoró porque las familias comenzaron a mantener a sus hijos autistas en casa, en lugar de internarlos en centros especializados como era la costumbre -explicó Aussilloux-. Ese cambio favoreció el crecimiento, que ocurre en un ambiente normal con la vida como la de cualquier chico, aunque la educación sea especial."

Hoy, de cada 100 chicos con autismo 15 logran autonomía, pueden estudiar y, en la edad adulta, trabajar y vivir solos. Otros 35 logran una autonomía relativa y una vida social limitada que les permite satisfacer sus necesidades personales y estudiar y trabajar con ayuda. Treinta no son autónomos, no pueden trabajar y necesitan ayuda para relacionarse, aunque pueden higienizarse o realizar solos ciertas tareas simples. Por último, 20 no son autónomos, tienen problemas de conducta y necesitan ayuda médica y educación especial.

A partir del estudio francés, "el objetivo ahora es aumentar la cantidad de niños con buena evolución" mediante terapias especiales y según ciertos principios como, por ejemplo, tomar en cuenta que a las personas con autismo no les gusta la improvisación y que aprenden con mayor facilidad la información que leen.

"La espontaneidad les produce mucha ansiedad, que ocasiona problemas de conducta -explicó el psiquiatra francés-. Lo mismo ocurre cuando reciben mucha información por la vía auditiva, ya que se confunden y en lugar de pedir que se la expliquen se aíslan del entorno."

Pero para mejorar el futuro de los chicos autistas no sólo tienen que criarse en sus hogares. Los padres no deben sentirse culpables, sino buscar un equipo profesional que evalúe al niño (antes de los tres años se puede realizar un diagnóstico) y les enseñe a encontrar un canal de comunicación con el niño. El equipo debe ocuparse del niño y de su entorno para mejorar su paso a la edad adulta.

También es importante conocer la enfermedad. Padres, maestros y amigos deben saber que no hay que tenerle miedo a un niño autista que es, fundamentalmente, un niño como todos, necesita amor y cuidados.

"Es muy difícil convencer a los padres y a los maestros de que lo mejor para los chicos con autismo es crecer en un ambiente normal", sostuvo. En general, agregó, existe una gran falta de información sobre las enfermedades. Y, el autismo no escapa a ello ni a los falsos conceptos o a los estereotipos, como el que los niños autistas viven en su propio mundo. "Sí, ellos están retraídos, pero quieren vivir en nuestro mundo", aseguró con vehemencia.

-¿La sociedad está preparada para recibir a los chicos autistas?

-No, se adelantó Aussilloux contundente a la respuesta.

Por Fabiola Czubaj  para La Nación

 

Arriba Contenidos

Alzheimer ] [ Autismo ] Compulsiones ] Depresión ] Epilepsia ] Fatiga crónica ] Hipocondria ] Migraña ] Psoriasis ] Riesgo psíquico ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.