ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Anticonceptivos

 

Desde los papiros egipcios del año 1850 a.C., la primera referencia escrita sobre el uso de espermaticidas -preparados con miel y carbonato sódico natural, estiércol de elefante o cocodrilo, agua, vinagre, limón, aceites y soluciones jabonosas-, la humanidad buscó siempre una forma segura de controlar la fertilidad . En este sentido, el advenimiento de la píldora, en 1960, significó una auténtica revolución.

Pese a que el cuerpo médico lo conoce desde hace varios meses, ayer (julio, 1°; 2003) fue presentado oficialmente en la Argentina un nuevo anticonceptivo que bien podría competir con ciertos productos de belleza.

Se trata de una píldora que combina dos tipos de hormonas, el etinilestradiol y la drospirenona (un estrógeno más un progestágeno, hormonas femeninas naturales) y que, según prometen, no engorda, mejora la salud del cabello y la piel, y disminuye los incómodos síntomas del síndrome pre- menstrual: hinchazón, dolores difusos, cefaleas, irritabilidad, ansiedad.

El nombre comercial de la droga es Yasmin, y ya se lo conoce en los EE.UU., Europa y otros países de América latina. El director médico del laboratorio que lo diseñó y comercializa, doctor Daniel Dazza, explica que "debido al progestágeno que contiene, el nuevo anticonceptivo oral combinado tiene acción antimineralcorticoide, es decir, no induce a la retención de agua y sal, evita la acumulación de líquidos y no causa aumento de peso; además, disminuye la acción de los andrógenos, hormonas masculinas, y reduce así la seborrea (grasitud del pelo y la piel) y el acné. Su otra ventaja es que mejora el síndrome premenstrual, aun en su forma más intensa, llamada disforia , que sufre del 3 al 5% de las mujeres".

Durante la presentación del nuevo producto, algo de eso -la historia de la anticoncepción- intentó contar a través de un monólogo de Gabriela Acher la actriz Carla Peterson.

"La efectividad de los anticonceptivos para evitar el embarazo es similar: en todos, supera el 99%. Además, protegen contra el cáncer de ovario y de endometrio, y disminuyen el dolor menstrual... Lo que mejoran son los beneficios adicionales", explica la doctora Alicia Figueroa, médica de guardia del Servicio de Tocoginecología del hospital Durand y encargada del Comité de Desarrollo del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam) Argentina.

"Nuevo no es necesariamente mejor -añade el doctor Mario Sebastiani, médico del servicio de Obstetricia del Hospital Italiano, actual vicepresidente y presidente electo de la Asociación Argentina de Ginecología y Obstetricia Psicosomática-. Creo que los médicos deberíamos invertir más tiempo en conocer el mecanismo de pensamiento que cada mujer utiliza para elegir un producto que en conocer el producto mismo: un anticonceptivo puede ser muy bueno para una amplia gama de mujeres, pero no para la paciente que tenemos adelante. Hoy preferimos buscar la opción a medida o taylored, para cada caso."

En tanto Yasmin combina estrógenos y progestágenos, hace poco más de un año surgió un anticonceptivo oral que sólo contiene una de las hormonas en cuestión, un tipo de progestágeno llamado desogestrel .

El producto, cuyo nombre comercial es Cerazette, "se indica cuando no se pueden usar estrógenos, en casos de hipertensión, diabetes, tromboembolismo, infartos -explica Alicia Figueroa-. También puede tomarse durante la lactancia."

Según el doctor Sebastiani, el desogestrel presenta menor incidencia de cefaleas, de náuseas y de tensión premenstrual, y se puede indicar en mujeres que fumen moderadamente (el tabaquismo contraindica los anticonceptivos con estrógenos porque aumenta el riesgo de coágulos). Pero la píldora sin estrógeno tiene una dificultad: causa sangrado irregular y luego de algunos meses puede inhibir por completo la pérdida menstrual.

"Que en realidad -explica Sebastiani- es una falsa menstruación, porque los anticonceptivos inhiben la ovulación. Lo que pasa es que por un motivo cultural la mujer argentina siente que su organismo necesita menstruar, aunque la ginecología haya mostrado que no tener menstruaciones sería beneficioso para muchas, como por ejemplo las que sufren endometriosis."

La doctora Alicia Figueroa coincide: "Suprimir el ciclo menstrual no daña la salud física -aclara-, pero la salud es más que eso. Y muchas mujeres tienen un alto nivel de ansiedad si ven que no les viene la menstruación: ¿confío en la pastilla?, ¿me hago un test de embarazo? En países europeos, en cambio, están menos abocadas a formar sus familias y eligen mucho más un tipo de anticoncepción que anule el sangrado mensual. A la mujer argentina no le gusta no menstruar".

En relación con esto, durante un tiempo se tendió a disminuir la dosis de estrógenos en los anticonceptivos combinados (se pasó de 50 microgramos a 15 o 20 mcg) "pero causó irregularidades, desde pérdidas grandes a goteos intermenstruales -recuerda Sebastiani-. Así que en los últimos tiempos volvieron las dosis mayores de estrógenos, que regularizan el ciclo". El Yasmin contiene 30 mcg.

La doctora Figueroa indica que mientras en Europa un 33% de las mujeres toma la píldora, en nuestro país ese número apenas supera el 10%, y en general hay reticencia tanto a regular la fecundidad como a protegerse de enfermedades de transmisión sexual. "Por eso, Celsam recomienda, especialmente en los jóvenes, la utilización combinada de anticonceptivos y preservativos para evitar embarazos e infecciones."

Las acciones de los anticonceptivos se cumplen en varios niveles. Después de ingeridas, las hormonas son absorbidas en el intestino y pasan a la sangre, donde la circulación las lleva a la hipófisis y al ovario, que deja de ovular ( anovulación ). Los anticonceptivos también actúan sobre el moco que secreta el cuello del útero: hacen que sea más espeso y menos abundante, para impedir el paso de los espermatozoides.

La píldora evita que el endometrio, la cobertura interior del útero, se prepare para la implantación.

En tanto los anticonceptivos que combinan estrógenos y progestágenos se toman 21 días y siete no, los que contienen sólo progestágenos se toman 28 días seguidos.

"Esto, posiblemente, mejora la adherencia de las pacientes -afirma el doctor Sebastiani, quien señala que un problema habitual es no tomar la píldora en forma adecuada-. Por eso nunca está de más recordar que los descansos, tan de moda en otras épocas, no mostraron ningún beneficio, sino una alta tasa de embarazos."

El especialista recalca también que el método anticonceptivo siempre tiene que ser indicado por el médico. "Se estima que el 20% de las usuarias cambian de método por los efectos colaterales: náuseas, sangrado intermenstrual, cefaleas, tensión mamaria, alteración del peso, depresión o labilidad emocional -dice el doctor Sebastiani-. Hay que consultar antes de cambiar, pero tener presente que siempre se pueden elegir otras opciones. La anticoncepción es un work in progress : no es necesario quedarse con un método de aquí en más y hacerlo para toda la vida reproductiva."

Por Gabriela Navarra LA NACION

 

Arriba Contenidos

Drogas contra el cáncer ] Gota ] Terapia cardio-hipotérmica ] Ezetimibe, anticolesterol ] Cáncer de próstata ] Mieloma múltiple ] Parkinson ] [ Anticonceptivos ] Maternidad y epilepsia ] Menopausia: hormonas ] Reemplazo hormonal ] Dermo~retoques ] Atomoxetina ] Sustituto biológico ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.